Empresas sin alma condenadas a desaparecer.rafaelferrer.es

Empresas sin alma, condenadas a desaparecer

Se define el alma por la RAE con varias acepciones, si bien el fondo es el mismo: “Principio que da forma y organiza el dinamismo vegetativo, sensitivo e intelectual de la vida”, “En algunas religiones y culturas, sustancia espiritual e inmortal de los seres humanos” o “Sustancia o parte principal de cualquier cosa”. Así, si queda claro el concepto en cuanto a las personas, ¿a qué equivaldría en una empresa?

Partiendo de la base de que una empresa no es más que una organización de un grupo de personas que trabajan en pos de lograr un fin común, ¿el alma de la misma la compondrían la suma de las almas de los integrantes del grupo? Sin recurrir a la filosofía o a la metafísica, personalmente pienso que sí. Pero con matices.

Es obvio que la mayoría de los negocios se crean para maximizar beneficios, salvo en aquellas entidades sin ánimo de lucro. Su actividad responde a una visión, inicialmente la de sus fundadores, que será más o menos acertada. No obstante, me quiero centrar en aquellas entidades que no disponen de una visión clara, o la poseen pero no la siguen, por diferentes circunstancias: tal vez porque nunca la tuvieron, o la olvidaron o la prostituyeron. En estos casos, que desgraciadamente los hay, y muchos…¿qué pasó con el alma de la empresa?¿Y con la de sus colaboradores?

Para aclarar, entiendo que una entidad con alma es aquella que crea riqueza para la sociedad en general, que aporta muchísimo valor a su entorno más próximo. También que es justa, sana, que posee unos valores sostenibles y difícilmente corrompibles y que aplica los máximos estándares de competitividad, calidad y eficiencia en lo que hace. Por supuesto, también busca obtener beneficio para sus accionistas.

Empresas sin alma condenadas a desaparecer.rafaelferrer.esAsí pues, organizaciones que se aprovechan de las necesidades ajenas y explotan a sus empleados escudándose en reducir costes en lugar de incrementar la productividad, que consiguen trabajadores gratis beneficiándose de políticas laborales cuestionables, que asfixian a sus proveedores en precios y plazos, que no pagan cientos de horas extras trabajadas, que muestran nulo interés en las carreras laborales o promociones internas del personal, que mienten, que despiden usando artimañas, que prefieren el amiguismo al trabajo bien hecho…son el pan de cada día en este país, desde hace mucho tiempo. Con estas formas, con un alma oscura o inexistente, con la visión perdida si la hubo, es imposible pedir que los empleados logren implicarse. Porque hay que estar loco para identificarse con una organización que juega sucio (o tener también el alma muerta, claro)

Y sucede que cuando el trabajador tiene que renunciar a progresar y crecer, asume el panorama y se resigna, entonces se limita a asistir a su puesto de trabajo sólo por dinero. Como un autómata. Hasta que surja una oportunidad fuera y decida marcharse a otro lugar donde de verdad merezca la pena estar, pueda desarrollar sus capacidades y sueños y aportar su alma al conjunto. Por tanto, las empresas con alma oscura se quedarán con personal cautivo por un salario, bajo además generalmente, que se compromete en su justa medida pues conoce que a las primeras de cambio puede ir a la calle sin motivo alguno o ser sustituido por alguien aún más barato. Así, con el tiempo, el negocio tendrá empleados cada vez de peor calidad, menos formados y resolutivos y con menor experiencia, pues los buenos se habrán ido o los habrán echado, lo que desembocará en un deterioro de la imagen al exterior y en una pérdida lógica de mercado y de beneficios. Empresas así se pegan cada día un tiro en el pie y no lo saben.

Es común que este tipo de organizaciones soliciten a sus Empresas sin alma condenadas a desaparecer..rafaelferrer.esempleados máxima implicación, espíritu de equipo, estar conectados, renunciar al tiempo libre… En definitiva, compromiso. Pero a cambio ¿a qué se obligan ellas? Creo que sólo podemos comprometernos con algo o alguien cuando lo hacemos de corazón y resulta imposible comprometerse cuando no se tiene corazón ni alma, cuando sólo importa el dinero.

En este saco de entidades sin alma caben también otras que, sin tener ánimo de lucro, se han acomodado (vendido) al sistema y hace tiempo ya que perdieron de vista el fin para el que nacieron.

Ahora que se habla tanto de procesos, de sistemas, de optimización de costes y de eficiencia, no me cabe duda de que aplicar sus principios son necesarios en muchos casos. En otros, sin embargo, ¿realmente proceden o bien esconden la incapacidad de los directivos y gerentes para adecuarse a nuevas circunstancias del mercado, para gestionar personas y para buscar soluciones adecuadas?¿Será que han quedado desfasados?¿Por qué no rodearse de los mejores colaboradores posibles y fidelizarlos?¿Acaso no es lo más inteligente, pues de su buen hacer derivan efectivamente los resultados de la entidad? Sin alma también es complicado pensar.

Dados los tiempos que corren, sólo las empresas que tengan un alma limpia, nacida de la suma de las almas sanas de sus fundadores o propietarios y de todos sus colaboradores, tendrán éxito en el mercado. Los trabajadores con almas muertas no encontrarán sitio en las mismas, de igual manera, teniendo que recurrir a trabajar en empresas que vibren como ellos. Además, estas entidades no serán en absoluto menos rentables que las que tienen el alma muerta, sino todo lo contrario: organizaciones que trabajan bajo esta filosofía sólo pueden atraer beneficios, porque ya aportan mucho bueno a su entorno y a cambio también lo reciben. El resto, las empresas sin alma, están condenadas a desaparecer. Sólo es cuestión de esperar un poco.

Menos mal.

Un abrazo, Rafa Ferrer.

Seguro que me he dejado algo en el tintero. ¿Qué crees que falta?¿Estás de acuerdo con lo expuesto? ¡Deja un comentario o jamás se sabrá!

Por cierto, si te ha gustado el artículo, ¡¡compártelo!!

Opt In Image
¡Suscríbete a mi newsletter!
Píldoras sobre educación financiera y desarrollo personal

Si quieres estar puntualmente informado sobre las novedades de la web, es importante que te suscribas a la newsletter. Recibirás directamente en tu correo electrónico los enlaces a los nuevos artículos, noticias y recomendaciones que sean publicados.

¿Sabías que alrededor de 5 millones de euros es lo que pasa por las manos de cualquier ciudadano medio a lo largo de su vida? En tu caso, ¿tienes constancia de adónde están yendo? ¿Te encuentras en el camino de lograr la libertad financiera?

La relación que cada persona tiene con el dinero no es más que el reflejo de muchos otros aspectos. ¿Quieres saber dónde se encuentran las principales claves para mejorar tu situación económica?


0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>